Innovar o domesticar. Proyectos entre humanos, animales, plantas y máquinas

"Todos los animales sobrevivieron al tsunami que afectó a Tailandia en 2004, excepto aquellos que fueron domesticados. Si asociamos innovación con el término “de nuo” o “crescere” así como con “novus” o “creare” para producir avances en la humanidad, el estudio de los íntimos vínculos de los animales y las plantas salvajes con el medio ambiente es un camino también hacia la supervivencia en arquitectura. Un avance tecnológico hacia los orígenes fluidos de los seres vivos deshace las formas y condiciona la envolvente de los edificios mediante una estabilidad cohesiva que responde a la energía empleada en la fabricación de los materiales y al aprovechamiento de las fuerzas exteriores procedentes de la meteorología. Al igual que los animales responden instintivamente a las condiciones del medio fluido en el cual habitan, los edificios simulan ese comportamiento mediante el empleo de los programas informáticos. Los lenguajes paramétricos como Glasshopper facilitan complejos sistemas geométricos y estructurales aproximándose a las adaptaciones morfológicas de los animales en medios densos, a continuación programas termodinámicos como Sinda/Fluint anticipan los procesos químicos en la fabricación de nuevos materiales con cambio de fase en sintonía con los orígenes mitológicos de los fluidos vegetales y, finalmente, sistemas en red como Revit permiten la integración de instalaciones, acabados y estructuras tal y como sucede entre los sistemas circulatorios del cuerpo humano. Para actuar como un pez no hace falta tener forma de pez, sino adoptar su inteligencia al explorar las vicisitudes del entorno en su propia constitución interna."

0312-Cristina-Jorge-Camacho

ISSN versión impresa: 2341-0531 / ISSN versión digital: 2387-0346. Copyright © 2016 ZARCH. Todos los derechos reservados