Convocatorias anteriores

 

Número 15: "Procesos urbanos, dinámicas del agua y cambio climático"

Publicación prevista: diciembre de 2020

Texto de la convocatoria:

El agua, elemento fundamental para la vida, caracteriza nuestro planeta azul. Históricamente, los asentamientos humanos han cuidado este recurso tanto para uso personal como para el desarrollo de todo tipo de actividades. Las antiguas ciudades y los sistemas hídricos encontraron en algún momento un equilibrio. Sin embargo, con la revolución industrial, tanto el desarrollo urbano como la relación con los sistemas de agua y su ecología asociada, han empezado a cambiar de forma drástica. La crisis socioecológica de hoy no tiene precedentes. La capacidad de la humanidad para la transformación ambiental ha llegado a definir una nueva era geológica, conocida como Antropoceno (la era del hombre)[1]. Comprender las causas de esta transformación planetaria requiere nombres alternativos y más precisos como Thanatoceno (la era de la guerra), Phagoceno (la era del consumismo), Thermoceno (la era del calentamiento global), o Capitaloceno (la era del capital)[2].

Entre todos los lugares de una cuenca hidrográfica, las orillas de los ríos, los deltas y las costas no sólo son los más densamente poblados y los paisajes normalmente más contaminados, sino también los más vulnerables en relación con el cambio climático. Dentro de estos territorios, las zonas más inundables y polucionadas suelen albergar a los grupos sociales más desatendidos, añadiendo complejidad a los problemas existentes.

El cambio climático trae consigo un régimen incierto caracterizado por grandes tormentas, inundaciones de caudales extraordinarios cada vez más frecuentes, y períodos de sequía cada vez más largos. A esto se le añade la subida del nivel del mar asociada a la fusión de los últimos glaciares y de los casquetes polares como consecuencia del calentamiento global. Si bien la adaptación al cambio climático es urgente, no lo es menos prestar atención a las causas, que en esencia se pueden sintetizar en el alto consumo de energía y de materiales. Reformar nuestras ciudades y la forma en que habitamos el territorio es un asunto urgente que puede desarrollarse a dos velocidades. La adaptación y resiliencia climática a corto plazo necesitarán cohesión social para afrontar reasentamientos justos. Por su parte, las estrategias a medio y largo plazo para reducir el consumo de energía y materiales actuarán juntas para revertir el calentamiento global y la contaminación.

Estas estrategias a corto y largo plazo involucrarán varias escalas y disciplinas. Las estrategias de adaptación a corto plazo deben movilizar la reforma del medio con la arquitectura, el urbanismo, el paisajismo, la ingeniería y la salud pública. Mientras que las estrategias de reforma a largo plazo deben además implicar a disciplinas como la economía, las leyes, la política, las ciencias y las humanidades. Existe una necesidad urgente de desarrollar un enfoque holístico en el que la colaboración transdisciplinaria e interdisciplinaria se esfuerce por reformar la forma occidental de habitar el planeta en un momento en que este estilo de vida todavía se exporta a nivel mundial.

Entre los principales objetivos de corto plazo para la resiliencia climática están la adaptación y la mitigación. Las inundaciones son los eventos catastróficos más comunes que afectan a grandes poblaciones. Por ello, necesitamos rediseñar nuestras ciudades y sus espacios públicos para que las inundaciones se conviertan en una oportunidad en lugar de una amenaza. Es importante entender las dinámicas del agua como medio para establecer nuevas estrategias de relación con los sistemas hídricos. En lugar de muros, diques y suelos impermeables, nuestros ríos y ciudades precisan de espacios públicos que puedan amoldarse a los cambios al tiempo que recuperan los procesos ecológicos propios de este tipo de ambientes. Los edificios y los paisajes deben adaptarse para aprovechar el agua, el río o el delta como recurso. Además de cambiar las perspectivas para que las inundaciones puedan verse como un ciclo natural, en lugar de catastrófico en los espacios públicos, también existe la necesidad de proporcionar a todos agua de calidad, un recurso vital para la vida. La adaptación también requerirá migraciones organizadas a tierras más altas. Esto requiere una revisión de las entidades que administran los territorios, que serán más transmunicipales, transnacionales o globales.

En cuanto a las estrategias a medio y largo plazo, la energía y el consumo de materiales son las causas centrales del cambio climático. Las reformas metropolitanas del modelo de urbanización y los estilos de vida asociados pueden ofrecer un camino para revertir el cambio climático a largo plazo.

El número 15 de la revista ZARCH crea este espacio para repensar los procesos urbanos para responder a las nuevas dinámicas del agua en el contexto de esta triple crisis de cambio climático, contaminación del medio y desigualdad social. La problemática es compleja y requiere cruzar disciplinas como medio para proporcionar estrategias globales y holísticas a corto y largo plazo a los desafíos contemporáneos. Se propone un espacio de reflexión organizado en cuatro escalas, S,M, L y XL, y los temas establecen puentes entre la arquitectura, el urbanismo, la ingeniería, y el paisaje con otras disciplinas como las humanidades, la economía, la geografía urbana, la salud pública, y las ciencias sociales y políticas.

S- Arquitectura, Agua, Energía y Biodiversidad

Las inundaciones en las riberas de los ríos y el aumento del nivel del mar en los deltas y costas del mundo presentan desafíos para la dinámica de urbanización actual. ¿Cómo puede la arquitectura convivir con tierras inundadas e inundables? Por otro lado, enfrentar las causas de estas aguas ascendentes significa reducir el consumo de energía. Las estrategias pueden incluir mejoras en el aislamiento térmico, reutilización de edificios y esfuerzos para volver a conectar a la ciudadanía con la producción y el consumo de energía. ¿Cuáles son las estrategias paliativas que analizan las consecuencias? Además, ¿cuáles son las estrategias regenerativas que analizan las causas para saber cómo enfriar el planeta? ¿Puede la arquitectura promover la biodiversidad en el contexto urbano?

MInfraestructuras Metropolitanas, Agua y Energía

Las infraestructuras de la ciudad industrial se diseñaron como monofuncionales y alejadas de la ciudad. Hoy en día, estas infraestructuras monofuncionales y antiurbanas están creciendo en tamaño para aumentar su eficiencia económica y tecnológica. Esto ocurre con infraestructuras de agua, transporte, energía o basura. ¿Cómo pueden reformarse las infraestructuras de la ciudad para contribuir a una mejor relación con los sistemas hidrológicos? En cuanto a la energía, ¿cuáles pueden ser los nuevos modelos que combinen descentralización, interdependencia, reducción de escala y multiplicidad de programas? Y, ¿cómo pueden estos modelos contribuir a la mejora del ciclo del agua?

L- Urbanismo y Forma Urbana

La crisis del planeamiento en el contexto neoliberal es una realidad que ha dejado perpleja a la disciplina del urbanismo. Las áreas de estudio abarcan desde la observación de los fenómenos de urbanización hasta la verificación de herramientas obsoletas con potencia muy limitada. ¿Cuál es el urbanismo que revertiría la tendencia actual hacia la ciudad genérica[3]?, ¿Podría el urbanismo generar las nuevas herramientas legales para que la sociedad haga florecer el planeta y con ello a sí misma?, ¿Puede la historia del urbanismo iluminar el camino?, ¿En qué medida es la discusión sobre la forma urbana relevante y necesaria hoy en día?, ¿Qué relación hay entre morfología y los otros aspectos como la promoción de la biodiversidad, el consumo de energía, la equidad social y el ciclo del agua?

XL- Urbanismo, Ecología Urbana y Paisaje

El urbanismo más avanzado analiza el asentamiento humano también performativamente en relación al agua, la energía, la sociedad y la ecología. Hoy, las ciudades pueden ser consideradas como hábitats humanos con las condiciones para fomentar la biodiversidad, la equidad en el acceso a los recursos para la vida, y la reducción del consumo de recursos materiales y energéticos. ¿Cómo puede la mirada ecológica afectar a las herramientas del proyecto urbano? ¿Cuál es el rol de la infraestructura del paisaje (agua, vegetación, suelos) para garantizar la salud pública urbana? 

Margarita Jover, Rubén García, Carlos Ávila

[1] Paul J. Crutzen,  y Eugene F. Stoermer, “The ‘Anthropocene’”, Global Change Newsletter 41 (2000): 17-18. 

[2] Christophe Bonneuil y Jean-Baptiste Fressoz, The Shock of the Anthropocene (Londres - Nueva York: Verso, 2016).

[3] Rem Koolhas, "The Generic City", en S, M, L, XL, Rem Koolhaas y Bruce Mau (Rotterdam - Nueva York:  010 Publishers - Monacelli Press, 1995).

 

 

Número 14: "Cartografías del límite"

Publicado en junio de 2020

Texto de la convocatoria:

Con la publicación del número 14 de ZARCH, Cartografías del límite, se pretende contribuir a enriquecer las definiciones más convencionales de límites y bordes –entendidos como lugares de transición y separación que conectan espacios o entornos bien definidos– para ofrecer una lectura más profunda de su significado, acorde a la complejidad del mundo actual. El concepto de límite es, indudablemente, demasiado amplio, y puede sugerir reflexiones que tienen que ver con aspectos culturales, teóricos, disciplinares o metafóricos. Sin embargo, con el fin de acotar el ámbito de estudio, esta convocatoria se dirige a aquellos investigadores que exploran fundamentalmente cuestiones relacionadas con la naturaleza espacial del concepto de límite.

Por un lado, a escala urbana y territorial, resulta de gran interés estudiar las periferias y las áreas periurbanas como lugares de interacción dinámica. En las últimas décadas se ha intensificado el debate sobre los vacíos urbanos y espacios indefinidos, menos frecuentes cuando las ciudades crecían de forma más compacta. Aunque estos procesos se producen también en áreas centrales de las ciudades, es en los límites entre lo urbano y los entornos rurales o naturales donde estas situaciones son más comunes. Vacíos urbanos, espacios intersticiales, espacios sin uso, solares vacíos, paisajes residuales, paisajes intermedios, espacios en espera, terrain vague… son lugares de indudable interés, sin límites claros, que constituyen la herencia de la ciudad contemporánea y resultan coherentes con la esencia de ésta: compleja, en permanente evolución, fragmentaria y, a la vez, continua[1]. Los nuevos paisajes de las áreas suburbanas, definidos en forma de centros comerciales, viviendas, lugares de trabajo y de ocio, infraestructuras o autovías están continuamente generando vacíos o espacios intermedios, en los que reflexionar el concepto de límite resulta más que pertinente. Georges Perec advierte sobre los peligros que entraña pretender encontrar demasiado deprisa una definición de ciudad. Entre los pasos que propone dar para esbozarla, menciona la necesidad de distinguir “entre lo que es la ciudad y lo que no es la ciudad”, reconociendo que “las afueras tienen una fuerte tendencia a dejar de ser las afueras.”[2] A las sugerentes consideraciones de Perec sobre la dificultad de establecer los límites de la ciudad podríamos añadir que, hoy en día, la ciudad contemporánea no sólo se define por su centro, como ha ocurrido tradicionalmente, sino también, y muy especialmente, por lo que ocurre en sus límites.

Por otro lado, a una escala más baja, no resulta difícil comprobar cómo diferentes culturas han explorado el enorme potencial que encierra el límite para la arquitectura.  La transición entre el dentro y el fuera ofrece episodios de particular calidad, como son, por ejemplo, las sofisticadas versiones de espacios-umbrales en el hisashi japonés o en el patio mediterráneo. Umbrales, filtros, galerías, logias, zaguanes, jardines, espacios intermedios, espacios de transición, etc., no hacen sino concentrar el valor de la arquitectura en los límites. Pero hay otras muchas maneras de entender el límite en la arquitectura: el límite como interfaz, los límites porosos, los límites difusos… En la arquitectura occidental, la modernidad diluyó el límite entre el ‘dentro’ y el ‘fuera’, reduciéndolo a una fina piel atectónica o a una membrana transparente. Por su parte, los arquitectos del Team 10 hicieron de la idea de umbral, a todas las escalas, una de sus principales líneas de investigación. Mediante espacios deliberadamente indeterminados y ambiguos, bautizados como ‘in-between’, se propusieron explorar la complejidad y riqueza de las situaciones intermedias entre el interior y el exterior, entre lo público y lo privado, entre lo natural y lo artificial, entre la casa y la ciudad. En este sentido, sirva de referencia el trabajo de arquitectos como Jaap Bakema, que han rastreado el potencial que los límites –los espacios de transición, los umbrales– tienen para conformar la relación entre el individuo y la ciudad, entre “el espacio público (urbano) y el privado (arquitectónico)”[3].

En este número se espera recibir contribuciones que, desde distintos enfoques, de los más concretos a los más globales o interdisciplinares, enriquezcan el debate aportando información sobre trabajos de investigación, iniciativas de carácter institucional, casos de estudio, etc., que profundicen en el concepto de límite espacial (arquitectónico, urbano o territorial). Más allá de las descripciones tradicionales de borde, frontera, linde, margen, etc., que se encuentran vinculadas a la acepción física del concepto de límite, este número brinda la oportunidad de poner en valor, con una perspectiva internacional, el límite como lugar en el que diferentes situaciones se encuentran, en el que se desafían las normas y cuya identidad se cuestiona, donde ciertas condiciones predeterminadas –físicas, normativas o funcionales– dan lugar a situaciones urbanas y/o arquitectónicas complejas, a veces incluso contradictorias. A su vez, otras lecturas pueden explorar la condición del límite como espacio de oportunidad, por ejemplo en áreas que peligran por su especial fragilidad, como es el caso de las periferias ‘rururbanas’, que se están transformando como resultado de la evolución de las prácticas agrícolas y que se encuentran amenazadas desde múltiples lógicas sectoriales, con grave riesgo de deterioro y pérdida de su identidad productiva y cultural. Espacios que muestran lo que la ciudad ya no es y lo que todavía no ha llegado a ser, donde encuentran acomodo aquellas actividades que la ciudad consolidada rechaza y que la ciudad contemporánea demanda.

Interesa en este número recibir también trabajos que utilicen la cartografía como herramienta de investigación operativa, no sólo de comunicación, sino de análisis y proyecto. La representación del límite requiere un esfuerzo de conceptualización e interpretación que va más allá de las cuestiones exclusivamente gráficas. En especial, la ciudad contemporánea ya no se reconoce sólo por su representación en un plano de planta, sino que necesita de complementarios e innovadores diagramas y notaciones para identificar elementos, procesos y relaciones entre áreas y sus límites que están en continua evolución[4].

Animamos pues con esta convocatoria a reflexionar sobre el concepto espacial de límite, convencidos de que, como decía Walter Benjamin, “En ningún sitio, a no ser en los sueños, se experimenta todavía del modo más primigenio el fenómeno del límite como en las ciudades”[5].

 

Raimundo Bambó, Carmen Díez Medina

 


[1] Javier Monclús y Carmen Díez Medina, “Vacíos urbanos”, en Visiones urbanas. De la cultura del plan al urbanismo paisajístico, eds. Carmen Díez Medina y Javier Monclús, (Madrid: Abada, 2017), 208-215.

[2] Georges Perec, Especies de espacios, (Mataró (Barcelona): Montesinos, 1999), 97.

[3] Jaap Bakema, Van stoel tot stad, een verhaal over mensen en ruimte (Zeist / Amberes: W. de Haan / Standaard Boekhandel, 1964), 3.

[4] Raimundo Bambó, Miriam García, “Mapping Urbanism, Urban Mapping”, en Visiones urbanas. De la cultura del plan al urbanismo paisajístico, eds. Carmen Díez Medina y Javier Monclús, (Madrid: Abada, 2017), 200-207.

[5] Walter Benjamin, El libro de los pasajes (Madrid: Akal, 2005), 115.

 

ISSN versión impresa: 2341-0531 / ISSN versión digital: 2387-0346. Copyright © 2016 ZARCH. Todos los derechos reservados